info@rafasospedra.com

Top

Fases SEO para un nuevo proyecto web [Guía]

Rafa Sospedra / Blog  / Fases SEO para un nuevo proyecto web [Guía]
Fases de un proyecto seo

Fases SEO para un nuevo proyecto web [Guía]

Todo el mundo sabe que enfrentarse a un nuevo proyecto, sea del tipo que sea, siempre es un trabajo titánico. En el SEO esto no es distinto. Así que, hoy, explicamos cuáles son las diferentes fases de un proyecto SEO iniciado desde cero. ¡Así podrás empezar con buen pie tu nuevo proyecto!

Definición del tipo de proyecto SEO

Lo primero que hay que hacer al embarcarse en un nuevo proyecto es definir de qué tipo se trata. Esto se puede hacer de muchas formas distintas, pero a mí me gusta catalogarlos según el tamaño y la orientación que va a tener la web.

Siguiendo el ya mencionado criterio de tamaño y orientación, podemos encontrar cuatro variantes:

Micronicho

Los micronichos son webs de pequeño tamaño. Tienen pocas páginas y se orientan a algo muy específico. Generalmente cuentan con un EMD (Exact Match Domain) y se enfocan a una keyword principal en la página principal y a las keywords secundarias en las páginas.

Puesto que estas webs se enfocan a una keyword principal y unas pocas long tails, es mucho más fácil posicionar todas las palabras clave que se atacan. Primero, porque son menos keywords a trabajar. Segundo, porque también son menos páginas y, por tanto, un único enlace aporta al conjunto mucha más fuerza que si hubiese muchas más páginas.

Como puedes suponer, son webs que no generan mucho dinero al mes por norma general, porque no reciben mucho tráfico. Sin embargo, esto no siempre se cumple, porque un micronicho de afiliación de un producto caro y con una buena comisión puede generar mucho dinero.

Por ejemplo, imagina que creas un micronicho que recibe solamente 100 visitas al día. Eso son 3000 visitas al mes. Digamos que logras una tasa de conversión desde la web del 2%. Es decir, 60 personas.

ebook-marketing-gratis

DICCIONARIO DE MARKETING DIGITAL

Descargalo ahora

En estos momentos con MÁS de 300 términos, que te ayudarán a entender hasta el mas técnico de los textos.

Si vendes un producto de 15€ y una comisión del 7%, estarás generando unos 60€ al mes. Sin embargo, si vendes un producto de, digamos, 50€ y con una comisión del 10%, estarás generando 300€.

Por lo tanto, a la hora de elegir un micronicho es importante elegir bien la temática a la que te orientas, ya sea para vender productos o para colocar anuncios. La razón de esto es que, al ser una web más pequeña, te lo juegas todo a una carta. Si fallas el tiro, no generarás mucho dinero.

En general, los micronichos son la mejor opción para las personas que están empezando en el mundo del SEO. La parte negativa es que, como esto es algo que ya sabe mucha gente, es difícil encontrar buenos micronichos con poca competencia.

Multinicho/TSA

La segunda opción es acudir a un multinicho o a un TSA. Chuiso habló hace mucho tiempo de los multinichos, y, más recientemente, Romuald Fons ha puesto de moda los TSA. En ambos casos se sigue una lógica parecida.

La idea aquí es, en lugar de tomar una palabra clave principal y crear páginas para las long tails, se toma un elemento compartido por diferentes palabras clave principales, y con ello se crea el dominio. Después, se utiliza la parte variable de esas palabras clave principales para crear las páginas.

Por ejemplo, en el caso de los multinichos de Chuiso, su ejemplo era “plantas-para.com/jardín”. En el caso de los TSA de Romuald, su ejemplo era “decalaveras.com/camisetas”.

Como ves, lo único que varía es el orden, pero la lógica es la misma.

En cierto sentido, lo que hacemos con una web de este tipo es poder crear varios micronichos en un solo nicho (porque, después de crear las páginas que completan la keyword, podemos añadir subpáginas que ataquen long tails para cada una de las keywords -por ejemplo “plantas-para.com/jardin/rojas”).

En este caso, como puedes suponer, el trabajo de SEO aumenta un poco, porque hay más trabajo de arquitectura web si quieres atacar las long tails. Si no las atacas, te ahorras ese trabajo, pero sabes que estás atacando palabras clave más grandes, y que eso implica más dificultad.

Además, el linkbuilding que hagas se distribuirá por una mayor cantidad de páginas y tendrás una mayor cantidad de palabras clave que posicionar, lo cual es una dificultad añadida que no encontrábamos en los micronichos.

A cambio, nos encontramos con que las ganancias pueden ser mucho mayores. Piensa que un multinicho/TSA puede tener 10 veces más visitas que un micronicho, y eso implica 10 veces más beneficios (potencialmente).

Esta es una buena opción para ir un paso más allá si ya has probado los micronichos. Además, aunque la dificultad a la hora de trabajar la web es un poco mayor, lo cierto es que suele haber una mayor cantidad de oportunidades con poca competencia.

Meganicho

Los meganichos, como su nombre indica, son webs grandes. En este caso lo que se hace es atacar no ya diferentes palabras clave principales de un tipo (como podría ser “plantas para [lo que sea]”), sino que se atacan temas generales. Por ejemplo, jardinería.

Así, un meganicho de jardinería integraría todas las keywords del multinicho “plantas para [lo que sea]” (que a su vez integran las keywords long tails de los diferentes micronichos, como “plantas para jardín rojas”), sino que también incluiría otros multinichos relacionados con macetas, sustratos, riego, huerto…

Estas webs son complicadas de manejar a nivel SEO, porque implican muchísimas URLs, y la arquitectura puede llegar a ser un auténtico dolor de cabeza. Además, la cantidad de palabras clave con las que trabajar conduce a un mayor trabajo de decidir qué va en páginas, qué va en subpáginas, qué va en H2, qué va en texto desnudo…

pasos SEO para un proyecto nuevo

Por supuesto, la fuerza de un enlace en un meganicho se diluye muchísimo más, y necesitas una mayor cantidad de enlaces para rankear una mayor cantidad de palabaras clave. Además, al tener que trabajar con más enlaces, requieres un plan de linkbuilding más estable y serio, y también aumenta el riesgo de penalización (más enlaces, más posibilidad de equivocarte).

A cambio, un meganicho es un negocio MUY rentable. Si un multinicho podía ser 10 veces más grande que un micronicho, un meganicho puede ser 100 veces más grande que un multinicho y 1000 veces más grande que un micronicho.

No solo por su propio tamaño, que integra lo antes mencionado, sino porque, al tener tanto contenido, tiene muchas más posibilidades de captar tráfico por long tails. Sin embargo, también es cierto que, al ser mucho más generalista, el beneficio por visita que puedes obtener disminuye bastante más que el que puede tener un micronicho.

Perfectamente puede generar varios miles de euros, y algunos alcanzan los cinco dígitos. Eso sí, llegar a esos niveles es un camino arduo, largo y costoso.

Por supuesto, este tipo de webs no están recomendadas para los recién llegados al SEO, porque requieren muchos recursos y conocimientos. Sin embargo, si ya tienes cierta experiencia, embarcarse en un proyecto como este es una gran inversión a largo plazo.

Web de marca

Por último, tenemos las webs de marca. Lo cierto es que las webs de marca pueden encuadrarse en cualquiera de las tres tipologías antes mencionadas. La única diferencia es que, en lugar de orientarse exclusivamente al posicionamiento en buscadores, también buscan el branding.

En el mundo del SEO suele considerarse que las webs de marca están orientadas a proyectos que van más allá de la simple monetización por publicidad o afiliación. Por ejemplo, una tienda online suele tener que trabajar más su branding.

La ventaja de las webs de marca es que permiten muchas otras vías de promoción que apoyan el SEO, como las redes sociales o la publicidad (los anteriores modelos también lo permiten, pero no da tan buenos resultados).

La desventaja es que necesitas más trabajo para crear una identidad propia, transmitir confianza, gestionar todas esas otras vías de promoción, dar un buen servicio para que tu marca no se empañe, fidelizar clientes, etc.

Si eres una persona con un proyecto que va más allá de la estricta monetización a través de publicidad y quiere crear un negocio sostenible (y no dependiente de internet exclusivamente) a largo plazo, esta es tu mejor opción (independientemente de la tipología de web que elijas entre las antes mencionadas).

Cómo decidir qué tipo de proyecto es el más adecuado para ti

Vistos los tipos de proyecto a los que te puedes enfrentar, podemos hablar de dos posibles situaciones en las que te puedes ver:

  1. Ya tienes el tema: Ya tienes el tema sobre el que quieres crear tu web. En este caso, lo único que tienes que hacer es seguir los pasos que verás en la siguiente fase y tú mismo irás viendo si el tema que has elegido te lleva a un micronicho, a un multinicho o a un meganicho.
  2. No tienes el tema: Si no tienes tema, desde un punto de vista de la práctica del SEO y de la monetización online, estás en una mejor situación, porque puedes elegir aquel tipo de proyecto que mejor se adapta a tu situación. Elige por qué tipo de web quieres empezar y pasa a la siguiente fase (durante el keyword research encontrarás diferentes oportunidades tanto en micronichos, como en multinichos o meganichos).

Primeros pasos de la estrategia SEO

Una vez tienes claro el tipo de proyecto al que te quieres enfrentar (y, si no lo tienes claro, lo tendrás tras el Keyword Research), tienes que asegurar los cimientos sobre los que se edificará tu web.

Ten en cuenta que, aunque parezca que esto es lo menos importante, porque no se ven resultados instantáneos y no tienes nada “físico” que veas que crece, en realidad es al revés. Esto es lo fundamental. Si haces mal esto, todo lo demás irá mal. Si lo haces bien, es mucho más probable que todo lo demás vaya sobre ruedas.

Keyword Research

Para mí, la parte más importante. No me voy a detener mucho porque aquí tienes una guía completa sobre cómo hacer un buen Keyword Research. Lo único que quiero que tengas presente es que un buen Keyword Research es la diferencia entre empezar con buen pie o con mal pie.

Un Keyword Research demasiado rápido, que solo se quede con las palabras clave “obvias”, te conducirá a enfrentarte a muchísima competencia, porque todo el mundo ha llegado a esas mismas palabras clave.

Sin embargo, un Keyword Research con mayor profundidad te permitirá atacar palabras clave que pocos competidores están atacando, y, por tanto, podrás posicionarlas más fácilmente. Y esto es bueno por dos razones:

  • La primera, te ayudará a tener confianza en ti mismo y ver que consigues resultados, lo cual aumentará tu motivación y ayudará a que no abandones a la mitad de la carrera (algo muy habitual cuando se empieza en el SEO).

Keyword Research

  • La segunda, que, aunque sean palabras clave pequeñas, Google verá que respondes bien a dichas palabras clave, y será más fácil que te posicione aquellas de un tamaño relativamente mayor que si no estuvieras atacando primero esas más pequeñas y menos competidas.

Por tanto, el Keyword Research es fundamental. Te recomiendo que eches un vistazo a la guía antes mencionada y le exprimas todo el jugo.

Arquitectura web

La arquitectura web solo se puede planear una vez se tiene hecho el Keyword Research y se tiene claro a qué tipología de web se enfrenta uno. ¿Por qué? Pues porque la arquitectura web reflejará las keywords que se atacan.

Es importante que Google vea claramente cuáles son las palabras clave que se atacan en la web, dejando las principales para los títulos de las páginas más cercanas a la raíz del dominio y las long tails para los títulos y subtítulos de las páginas más alejadas de la raíz (o para los subtítulos de las páginas más cercanas a la raíz).

Además, estas páginas deben ser fácilmente navegables tanto para el usuario como para el robot de Google, y deben seguir una estructura lógica en cuanto a las temáticas que se tratan en la web (esto suele coincidir con las keywords, pero no siempre es así).

Es recomendable que estructures el sitio en un papel antes de ponerte a crear la web, porque, de lo contrario, te hartarás de crear y eliminar páginas.

Personalmente, recomiendo trabajar la arquitectura web en un papel y, cuando creas que ya la tienes perfecta, dejes un par de días para que descanses la cabeza. Después, vuelve a mirar el esquema que has hecho y, si te parece que tiene sentido y todo está ordenado, entonces puedes ponerte a trabajar.

Plan de promoción

Además de lo anterior, tienes que planificar la promoción inicial. Esto no es imprescindible, pero es de suma ayuda porque, durante las primeras semanas, Google es posible que te tenga en cierta cuarentena.

Si has hecho bien el Keyword Research y atacas palabras clave sin competencia, empezarás a recibir tráfico orgánico desde el primer momento, pero será muy poco y puede desmoralizarte.

Es mejor que cuentes con un pequeño plan de promoción y, de esta forma, tú tengas la motivación extra de contar con esas primeras visitas y, además, Google vea que hay actividad y que tu web merece la pena (al menos, frente a esos miles de webs que se crean al día y que no tienen visitas al abrir).

Por supuesto, el plan de promoción puede ir desde el simple avisar a los amigos y familiares hasta una compaña viral en redes sociales. Aquí la imaginación es el límite. Cuanto más potente sea esa primera campaña de promoción, más te motivarás y más atención te prestará Google desde un primer momento.

Desarrollo del sitio

Con todo lo anterior listo, estamos en condiciones de crear el sitio web. La parte de elección de hosting, compra de dominio y demás me la voy a saltar porque doy por sentado que sabes cómo va (si no es así, puedes visitar esta breve guía sobre elegir hosting que hice en su día).

Desarrollo del sitio

Una vez tienes el hosting y el dominio, hay que elegir CMS, poner bonita la web, optimizarla y empezar a crear contenidos.

Elección del CMS

A la hora de elegir CMS la verdad es que hay pocas discusiones. En el 90% de las ocasiones, WordPress será tu mejor aliado. Si vas a montar una tienda online, puede que te resulte más interesante Prestashop.

Pero si la tienda es pequeña, seguirá siendo mejor utilizar WordPress con Woocommerce, así que, en general, la opción más recomendable para la inmensa mayoría de los que estáis leyendo esto, es WordPress.

¿Por qué elegir WordPress? Pues porque todo el mundo lo usa. Y esto significa, básicamente, que tendrás miles de plugins a tu alcance, miles de themes, miles de comunidades de ayuda, miles de tutoriales… En fin, que tu vida será más fácil.

CMS

Y, además, es un muy buen CMS. Es seguro, rápido, con un buen SEO… En fin, que es la mejor opción se mire por donde se mire.

Una vez lo hayas instalado (la mayoría de hostings cuentan con instaladores automáticos), tendrás que configurarlo. De nuevo, no me voy a detener a explicar cómo se hace porque esta es una guía con las fases de un proyecto SEO.

Si necesitas ayuda, puedes visitar esta guía sobre cómo optimizar WordPress.

Además, necesitarás instalar algunos plugins fundamentales para el SEO y para que tu web luzca bien. Aquí tienes una guía con los plugins básicos recomendados para cualquier proyecto SEO.

Diseño y UX

Una vez tienes instalado y configurado WordPress, es el momento de centrarse en el diseño y en el UX (o sea, la experiencia de usuario). Aquí viene una razón extra para utilizar WordPress y no otro CMS: Te ahorra mucho trabajo de diseño.

Bastará con que elijas un CMS que te guste y, después, te pongas a toquetear un poco en el apartado de Personalización hasta que quede como te gusta. Después, trabajando la sección de Widgets y Menús, podrás terminar de darle el toque que necesitas en UX.

Aunque… Puede que no sepas qué es UX. UX hace referencia a la experiencia de usuario al utilizar tu web. Que sea cómoda para él, que no tenga que dar más clics de la cuenta, que no se líe… En fin, ponerle las cosas fáciles.

En el entorno web esto es relativamente sencillo, pero se complica un poco a la hora de pasar al móvil. Por tanto, cuando estés personalizando y diseñando tu sitio desde las opciones antes mencionadas, asegúrate de que compruebas que todo queda bien tanto en Desktop como en Mobile.

diseño web

¡Dos últimos puntos a tener en cuenta!

El primero: Ten en cuenta que algunos plugins afectarán al UX y al diseño. Si instalas un plugin para shares sociales, quizá te tapen parte del contenido en la versión mobile. Quizá instales un popup que no se puede quitar desde dispositivos móviles, etc.

Ese tipo de cosas tienes que evaluarlas bien. Por eso, asegúrate de que ningún plugin está afectando negativamente al diseño ni a la experiencia de usuario… ¡En ningún dispositivo!

El segundo: No te enamores de los themes maravillosos. Es un error de principiante irse a por themes que lo pueden hacer todo, como Avada o semejantes. No es lo que necesitas para crear un proyecto SEO.

Para crear un proyecto SEO es mejor apostar por un theme más ligero, que no tenga diez millones de opciones que nunca vas a utilizar. Piensa que lo que quieres es ganar dinero, no crear una obra de arte.

En general, yo recomiendo Orbital (aunque es un poco caro) o Schema. Son muy sencillos, pero para este tipo de proyectos son fabulosos, porque cargan muy rápido y la experiencia de usuario también es muy buena.

Optimización On Page

El siguiente paso es cumplir con todo el checklist de optimización On Page básico. Aquí no hay muchas maravillas que descubrir: más o menos todas las guías hablan de los mismos puntos, porque son los puntos que Google dice que hay que optimizar.

Nuevamente, no me voy a extender en ello. Puedes visitar esta guía de optimización de SEO On Page para asegurarte de que tu web cumple con los diferentes aspectos que se requieren para empezar con buen pie de cara a Google.

Ten en cuenta que con una web que cargue rápido, una buena arquitectura de las páginas, una buena experiencia de usuario que fomente la navegación y las “chorraditas” On Page (entre comillas, porque son cosas importantes -son chorraditas en el sentido de que se hacen fácil y rápido), estarás por delante de cualquier web de alguien que no sea SEO.

Si, además, tienes un buen contenido (cosa que veremos en el siguiente apartado), a Google no le quedará más remedio que amar tu web. Y, a partir de aquí, ya todo depende de la competencia que tengas.

Creación de contenidos

Una vez tengas la web lista y optimizada, deberás crear los primeros contenidos. Aquí cada maestrillo tiene su librillo, y algunos dicen que indexes la web desde el primer momento y vayas subiendo posts según los vayas teniendo, y otros dicen que es mejor indexarla una vez ya tengas unos cuantos.

Yo soy de la opinión de que eso da totalmente igual. Sin embargo, psicológicamente, es probable que te sea preferible tener unos cuantos posts, publicarlos de golpe e indexar con ya una buena base de contenido.

¿Por qué? Porque estarás utilizando la motivación “ciega” inicial para crear los contenidos. Y, cuando los publiques, si tienes una docena de páginas desde un primer momento, tendrás doce posibilidades más de que te llegue alguna visita orgánica. Y eso siempre es bienvenido.

De la otra forma el resultado puede ser igual o incluso ligeramente mejor (porque algunas páginas tendrán algo más de antigüedad), pero, psicológicamente, puede ser peor. Porque seguro que entras cada día a mirar Analytics y no verás ningún movimiento.

Póntelo fácil.

Además, hay que tener en cuenta que, si tienes algún plan de promoción inicial (como presentar la web a tus amigos o familiares), tener unos cuantos posts publicados siempre será mejor que tener uno solo.

Por lo demás, los contenidos deben ser de tanta calidad como sea posible. Y, por supuesto, estar optimizados para el SEO. De nuevo, te indico aquí unos tips para actualizar el contenido de tu blog.

Y, con estos primeros contenidos publicados, tu web estará lista para abrirse al mundo y darse a conocer… Y te tocará llevar a cabo el mantenimiento, que es un trabajo de pico y pala, como vamos a ver.

Mantenimiento

Seguro que estás pensando “bueno, ya tengo lista la web”… ¡Pues no! Lo cierto es que el trabajo, una vez hecho lo anterior, acaba de empezar. Ahora es cuando se demuestra quién es un buen SEO y quién no, porque el SEO es una maratón, no un sprint.

Así que toca trabajar durante semanas o meses para que la web despliegue todo su potencial (aunque eso no significa que no veas resultados antes… ¡tranquilo!).

Creación de nuevos contenidos

En cuanto a la generación de nuevos contenidos hay que decir que depende del tipo de proyecto en el que te hayas embarcado y cuánto hayas trabajado antes de lanzar la web e indexarla.

Por ejemplo, si has creado un micronicho (o incluso un multinicho), es posible que hayas creado las 6, 12, 20 o 30 páginas que lo componen antes de lanzar el sitio. En este caso, no necesitas crear nuevos contenidos.

Sin embargo, puede que hayas lanzado la web con un contenido inicial y aún tengas palabras clave que atacar. Esto será más probable en la medida en que hayas optado por crear un multinicho o un meganicho de gran tamaño.

Creación de nuevos contenidos

En general, en este punto yo recomiendo contar con un calendario editorial. No tanto porque a Google le guste que haya una continuidad en la generación de contenidos (hay quien dice que sí, pero yo no creo que sea fundamental), sino por el hecho de obligarte a escribir y publicar periódicamente.

No hay mucho más que decir: tienes un Keyword Research hecho. Crea contenidos atacando esas diferentes palabras clave y ve publicándolos. Cada nueva página atraerá nuevo tráfico.

Promoción

Pero no basta con crear contenidos. También deberás promocionarlos.

En realidad, esto no es estrictamente necesario, porque, a largo plazo, atraerás tráfico orgánico desde Google. Pero, si tienes alguna vía de promoción (redes sociales, por ejemplo), es recomendable que la aproveches.

Si has creado una página bien optimizada, probablemente cuentes con redes sociales y algún seguidor habrá por ahí. Quizá incluso tengas una lista de correo. Es una buena idea informarles de que tienes nuevos contenidos.

Esto te permitirá empezar a rentabilizar esos nuevos contenidos desde el primer momento y, además, dará señales a Google de que ese contenido existe y que hay gente atraída a él desde otros medios.

Eso contribuirá a su más rápido posicionamiento de forma indirecta.

Linkbuilding

Y aquí viene la parte gorda. El linkbuilding.

Si antes hemos dicho que en algunos proyectos no será necesario publicar nuevos contenidos, todo cambia cuando hablamos de enlaces. Todos los proyectos deberían tener algo de linkbuilding, incluso aquellos micronichos que parecen súper consolidados.

Nunca viene mal un enlacito por aquí o por allá que termine de apuntalar la posición que ha logrado obtener.

Qué decir de aquellos multinichos que aún estén posicionando o de aquellos meganichos que tienen nuevos posts a diario. En estos casos, el linkbuilding es imprescindible no ya para afianzar, sino para ayudar a conseguir las primeras posiciones que aún no se tienen.

Linkbuilding

Por supuesto, no vamos a explicar aquí cómo hacer linkbuilding, para eso tienes esta guía sobre el perfil de enlaces adecuado para una web. Además, no podríamos ni aunque quisiéramos, porque es un tema muy extenso.

Así que, simplemente, ten en cuenta que tendrás que crear enlaces de forma continuada en el tiempo para que tu web gane posiciones nuevas y mantenga las que ya ha logrado.

Optimización y nuevos horizontes

Lo anterior es el mantenimiento que se debe realizar semanal o mensualmente (en ocasiones es un trabajo incluso diario). Pero, a más largo plazo, conviene hacer una revisión y optimización periódica. Por ejemplo, cada trimestre, cada seis meses o cada año.

¿Por qué? Porque el mundo cambia muy rápido, y en internet más. Es bueno estudiar en qué posición se encuentra el proyecto y decidir qué hacer. Aquí van un par de ideas al respecto:

Revisión y mejora

Revisa lo que llevas hecho a la luz de los nuevos conocimientos que hayas adquirido (no solo en SEO, quizá hayas profundizado más en el sector sobre el que trata tu web y puedas mejorarla aprovechando ese conocimiento).

Adicionalmente, revisa los objetivos que te planteaste: ¿Los estás logrando? ¿No? ¿Qué podrías hacer para conseguirlos? Y, en caso de que los estés consiguiendo, ¿qué podrías hacer para alcanzar los siguientes más rápido?

Aprovecha para hacer cambios en el CRO y mejorar los resultados sin necesidad de aumentar el tráfico (estos cambios en webs no muy grandes pueden requerir plazos de un par de meses mínimo para poder apreciar si el cambio ha surtido efecto positivo o no).

En fin, aprovecha para estudiar la situación desde un prisma más general y alejado del ajetreo del día a día de ir publicando contenidos y creando enlaces. Eso te ayudará a tener una visión estratégica de la que muchos SEOs carecen.

Trata tu web como lo que es: un negocio. Sé un empresario y trata de orientar tus pasos pensando en el largo plazo.

¿Hay oportunidades que explotar?

Por último, plantéate si hay oportunidades que explotar. En el caso de los meganichos y los multinichos grandes es obvio que sí. Siempre hay nuevas palabras clave que atacar o que terminar de optimizar para que posicionen en los primeros lugares. Siempre hay nuevas secciones que abrir. Siempre hay trabajo que hacer.

Sin embargo, en muchos casos, pensamos que un micronicho que ya está posicionado no puede exprimirse más. Y no siempre es así.

Por ejemplo, imagina que tienes un micronicho orientado a la monetización con AdSense. ¿Seguro que no tienes productos que puedas vender con Amazon Afiliados? Esta es una forma de explotar oportunidades.

Pero no es la única. Imagina que tienes un micronicho dedicado a las semillas de chía. Quizá podrías crear una categoría y hablar de otro tipo de semillas. Esto puede ser algo problemático si has apostado por un EMD, pero aun así suele funcionar bien.

Y, más allá de eso, quizá tengas tres o cuatro micronichos de temáticas parecidas. ¿Puedes unirlos en una sola web más grande y aprovechar la fuerza que ya tienen los micronichos a través de redirecciones? Podría ser una buena oportunidad para empezar un proyecto de mayor envergadura con un plus que tu competencia no tiene.

En fin, siempre hay nuevas oportunidades en el horizonte, y hay que explotarlas. ¡No puedes quedarte dormido!

 

Como puedes ver, los pasos para crear un proyecto SEO desde cero no son muchos, pero se tienen que seguir al pie de la letra para conseguir buenos resultados (aunque, dentro de cada uno de los pasos, cada maestrillo tiene su librillo). ¡Esperamos que puedas sacarle todo el jugo y tu próximo proyecto sea un éxito!

Soy Consultor Seo en Valencia, por suerte o por desgracia según quien lo mire, para mi os aseguro que es suerte, llevo desde el 2004 formándome y trabajando en lo que es mi pasión, el Posicionamiento web y la Analítica Web

No hay comentarios

Escribir un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies